Diferencia entre bebidas isotónicas e hipotónicas

herooj, diferencia bebidas isotonicas e hipotonicas, que es hipotonica, que es isotonico, isotonica hipertonica hipotonica, suplementacion deportiva, nutricion deportiva, agua de mar

La hidratación no es una cuestión solamente del balance entre líquido perdido y líquido ingerido, su complejidad abarca ratios de concentraciones entre líquido y soluto, y de manera más compleja las proporciones entre las diferentes sales y otros macronutrientes como los azúcares y los carbohidratos que se han ingerido al tiempo que nos hidratamos.
Tanto es así que en una correcta estrategia de hidratación durante la práctica deportiva, debemos considerar diferentes opciones según nuestro estado y estrategia nutricional, es por ello que a parte del agua como fluido universal, debemos tener en cuenta las bebidas isotónicas y las hipotónicas, saber cuándo y porqué utilizar cada una de ellas.

Entendamos el porqué de la isotonía

La diferencia entre ellas es la osmolaridad -medidas en moles de soluto por unidad de líquido-, siendo la osmolaridad de las bebidas isotónicas aproximadamente de 330mmoles/l y la de las bebidas hipotónicas por aproximadamente de 220mmoles/l , entendiendo así que la concentración de la bebida isotónica es superior a la de la bebida hipotónica.

La isotonía es el lenguaje en el que nuestras células entienden los delicados equilibrios de concentración entre su interior y la matriz extracelular, su parte transmembrana. La membrana celular es una frontera donde existen diferentes proteínas y lípidos preparados para hacer entrar o salir agua de la célula así como permitir entrar o salir diferentes moléculas (soluto). La regulación osmótica celular cumple la función final de recuperar la homeostasis, pero mientras eso no es posible, es decir durante la actividad física, esta regulación será dinámica y continua tratando de buscar de manera elemental dos factores:

  • El primero, igualdad de concentración entre el interior y el exterior de la célula.
  • La segunda buscar una concentración isotónica tanto dentro como fuera de la célula.

Cuando realizamos actividad física, la termorregulación es gestionada a través del sudor para reducir temperatura del sistema, eso nos provoca una pérdida de líquidos y sales a través de nuestra piel, esa pérdida proviene en gran medida del medio extracelular y los desequilibrios pues se inician allí. De esa isotonía inicial, donde nuestras células pueden rendir al 100% fisiológico, se empieza a desequilibrar, perdiendo del exterior de la célula esa concentración ideal, en ese momento nuestras células van a decidir si deben sacar agua de su interior para igualar concentración con el exterior de la membrana y en ese momento ya su función se ve comprometida.

Es por ello que debemos tratar de beber la bebida óptima y en el momento más temprano posible para evitar que se produzca ese desajuste.

De esta manera, es fácilmente deducible que sí a los 15 minutos de iniciar una actividad física nos re-hidratamos con bebida isotónica sería lo ideal para restablecer esa igualdad de isotonía entre interior y exterior de las células, y así es. Por ello la osmolaridad de las bebidas isotónicas son aproximadamente iguales a las de nuestras células. Y es por esto también que en actividades de alta intensidad y corta duración, hasta una hora aproximadamente, en las que no vayamos a comer nada la solución más correcta es la bebida isotónica.

Bebidas hipotónicas, con menos cantidad de solutos

La bebida hipotónica por lo tanto es para beberla en actividades en las que sí vayamos a comer, ya que el alimento no deja de ser soluto que irá a nuestro matriz extracelular, con lo que si bebemos isotónico a la vez que comemos, generaríamos una concentración por encima de lo ideal, un hipertonía y nuestro rendimiento se vería comprometido.

Siempre teniendo en cuenta particularidades, esta sería la recomendación estándar a la hora de elegir una bebida de rehidratación.

A nivel intestinal, entran en juego otros factores que van a mejorar o a bloquear la absorción de los electrolitos presentes en nuestra bebida de hidratación, como por ejemplo las proporciones entre algunos azúcares concretos. Es por eso, que en nuestras formulaciones incorporamos el azúcar de coco.

Las células de nuestro intestino delgado, los enterocitos, están pegados para formar la frontera que separa nuestra fisiología del mundo exterior, estas células forman las llamadas uniones estrechas, para poder darle a nuestra pared intestinal su capacidad de impermeabilidad selectiva, escogiendo en cada momento que micros o macro nutrientes entran o no en nuestro torrente sanguíneo.

Entre esta pared están integrados unos canales proteicos transportadores que permiten la entrada de principalmente, glucosa y galactosa y sodio, los llamados canales SGLT y los canales de la familia de los GLUT, concretamente GLUT2 que funciona con una bomba de potasio y permite o no la entrada de fructosa.

Tanto SGLT como GLUT2 requieren de unas proporciones concretas no solo entre sodio y potasio sino a su vez entre glucosa y fructosa, para que su función transportadora sea óptima. Tanto es así, que la entrada de glucosa y galactosa que luego proporcionará a los músculos la energía, está sujeta a unas cantidades de sodio determinadas, y a la vez la entrada de sodio como electrolito principal también se puede ver comprometida por un exceso de glucosa y/o galactosa.

De igual manera GLUT funciona con una bomba de potasio, que por presión permite o no la entrada de fructosa en la sangre.

Si estos azúcares se quedan en el intestino y no pueden penetrar por desequilibrio de sales, generarán al sujeto molestias gastrointestinales, sino vómitos o diarreas, y a su vez la presencia excesiva de estos no va a permitir la entrada de sodio y potasio con lo que los equilibrios osmóticos no van a poder ser restablecidos y nuestro rendimiento va a ser muy por debajo de nuestro potencial.

Por ello las bebidas de rehidratación de calidad deben tener unas proporciones 2:1 glucosa : fructosa y unas cantidades de electrolitos balanceadas para que cumplan su función fisiológica en nuestro cuerpo.

Rendimiento, naturalmente 

A corto plazo unos malos niveles de hidratación van a comprometer sin duda el rendimiento del deportista, pero a largo plazo pueden afectar a funciones relacionadas con la salud, como la presión arterial o la resistencia a la insulina debido a la acumulación de una inflamación crónica de bajo grado en la que la deshidratación influye de manera significativa.

Hemos creado Herooj no solo para ayudarte a entrenar y competir mejor, sino para convertirte en la fuerza de la naturaleza que estás destinado a ser. Somos la marca de nutrición deportiva que utiliza agua de mar como base de sus productos. Algo 100% innovador en el sector de la alimentación deportiva y suplementos deportivos. Y es que creemos que solo con productos naturales como la creatina, los aminoácidos, las vitaminas, la glutamina...etc. Se puede elevar el rendimiento de los atletas hasta el límite. Hidrogeles, Isotónicos, Hipotónicos... Todos nuestros productos, formulados a partir de las necesidades fisiológicas reales para una mejora de rendimiento y cuidado del sistema inmune.  

Articulo escrito por Roger Pérez | Fisiólogo y divulgador científico

 


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.